“Conociendo a Dios, sus atributos y cómo llevarlos a la música”

Muchas veces los cristianos nos preguntamos ¿Cómo implementar la Escritura a diversas actividades o decisiones de la vida diaria? ¿Cómo sé qué puedo hacer, y bajo que “condiciones”? y ¿Cómo se ve reflejado esto en algo tan común como el área musical? Ya que de hecho, este es un elemento sumamente común en nuestro día a día.

«Todo parte de una relación con Dios y una búsqueda incansable de meditación y estudio de Su Palabra.»

La realidad es que, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos saber para vivir la vida cristiana correctamente; y para ello, lo primero que tenemos que hacer es conocer a nuestro Dios, para así tener claro qué le agrada y qué no. Solo conociéndolo, nos podremos conformar a Él y seguir Su ejemplo. Todo parte de una relación con Dios y una búsqueda incansable de meditación y estudio de Su Palabra (Jos 1:7-8).

Con respecto a la música cristiana, existen algunos de los atributos de Dios, los cuales nos marcan el parámetro para ciertas características de la música. También partiremos desde el punto de vista de nuestra posición y transformación, ahora que somos seguidores de Cristo. Hay muchos atributos que podemos conocer de Dios a lo largo de toda Su Palabra; sin embargo, solo mencionaré algunos y de manera general, ya que hablar de los atributos de Dios es un tema muy profundo, extenso, y a su vez inentendible en su totalidad por el ser humano.

«La música debe ser: solemne, reverente, majestuosa, digna de presentarse a un Rey Santo Todopoderoso y Perfecto.»

Empecemos por la definición de música cristiana. La definición más básica sería: “La música que se conforma a Cristo, tanto en la música misma, como en la letra y la interpretación. Para entender esto más a profundidad, debemos saber quién y cómo es Cristo (Dios).

  • Santidad de Dios

No solo significa libre de pecado, sino también apartado para, o apartado de. También podemos definir santo como algo puro; no mezclado; de excelencia moral; recto o de honor, etc. Un buen libro para entender este atributo de Dios es el libro de Levítico, donde podemos ver con claridad la Santidad de Dios y sus aplicaciones a su pueblo. Dios es apartado del mundo (no hay otro como Él, o que se asemeje a Él, Él es Único). También es un Dios limpio de pecado y libre de maldad o error, por lo cual nosotros estamos llamados a buscar lo mismo, Lev. 11:44-45, 19:2, 1 Ped. 1:14-16.

Por esta razón la música en su totalidad debe marcar una división entre lo mundano y lo consagrado a Dios. Entre lo puro y lo contaminado. Y debe tener una clara diferencia con la música secular.

  • Belleza-bondad de Dios

Dios mismo es un gran artista. Dios creó todo “bueno en gran manera” Gen. 1:10, 12,18, 21; lo vemos en su creación, la cual a pesar de estar caída y corrompida, sigue mostrando gran belleza (los amaneceres, atardeceres, las montañas, los arrecifes, animales asombrosos llenos de colores, etc). Nosotros, de la misma manera debemos mostrar en la música esa belleza, y ese arte del cual Dios es nuestro ejemplo y parámetro, pues somos hechos a su imagen y semejanza.

  • Majestuosidad de Dios

Otras palabras que podemos agregar a la majestuosidad son: sublime y poderoso. Aunque cada una de ellas se define de manera particular, quiero abarcar las 3 palabras en este punto. Job 37:22, Ex 15:11.  Dios es Rey, y tener en cuenta esta posición que Dios tiene, cambia por completo nuestra perspectiva de vida cristiana, es decir: cómo vivimos y qué le ofrecemos. Él es el creador de todo, y el que está sentado en el trono, nadie hay con más poder ni majestuosidad, nadie más sublime que Él, nadie en Su posición jamás. Rey de Reyes y Señor de Señores. Salmo 10:16, 47:7, Isaías 33:22, Apocalipsis 19:16.

Por tanto, debemos entender que la música debe ser: solemne, reverente, majestuosa, digna de presentarse a un Rey Santo Todopoderoso y Perfecto.

«La letra y la música deben reflejar a Cristo, Su carácter, Su posición y Su obra.»

Sin embargo, si aquí concluyéramos, creo que nos daríamos cuenta que no podemos darle nada a Dios de lo cual Él sea digno; también podríamos caer en legalismo o fariseísmo, pero todo esto va más allá; todo debe conectarse con Cristo y Su obra. Esta obra se manifiesta en nosotros de muchas formas, y tales deben afectar todas y cada uno de nuestras actividades diarias:

  • Como cristianos tenemos nueva vida en Cristo.

Somos nacidos de nuevo, las cosas viejas pasaron 1 Pedro 1:23/2 Cor. 5:17. Esto es un claro ejemplo de un antes y un después en Cristo. Una nueva y diferente forma de vida. Nuestra vida y nuestra música deben cambiar.

  • Somos transformados

Ya no vivimos como antes lo hacíamos, ahora hemos sido cambiados y renovados por Cristo, somos ahora transformados (cambiamos de forma) y nuestra música también debe serlo 2 Cor. 5:17/ Rom. 12:2.

  • Somos separados/santificados

Ya no andamos siguiendo los patrones del mundo, ya no nos amoldamos a él, hemos sido separados del mundo y apartados por Dios y para Dios, con el propósito de glorificarle en todo, ahora le pertenecemos exclusivamente a Él, y debemos dar testimonio de ello en cada área de nuestra vida. Hemos dejado atrás el mundo con sus placeres y deleites. Nuestra música no debe tener semejanza a la música del mundo o debería tener lo menos posible 1 Jn. 5:4, 1P 1:14-16.

  • Somos conformados a Cristo

Nuestra meta desde el momento de nuestra conversión debería ser conformarnos más y más a Cristo, buscar Su carácter, y seguir Su ejemplo. Nos llamamos cristianos porque se supone que seguimos a Cristo, porque ahora Él se ha vuelto nuestro Maestro y nuestro Señor; no solo debemos buscar ser como Él sino también someternos a Él. La música no debe ser elegida por mis gustos y preferencias personales, sino por el parámetro de Cristo, su enseñanza, su obra y su carácter Rom. 8:29.

En resumen, Dios cambió nuestras vidas por completo al salvarnos por Su obra en la cruz, ese cambio debe afectar la totalidad de nuestra vida. El cambio no es parcial, es total. El cambio no es de domingos, es de diario. Ser cristiano (seguidor de Cristo) es de cada día y en todo momento.

Así que, estas características deben afectar nuestra música también, no solo en la letra, sino también en la música misma (melodía y armonía), y la interpretación de ella. Ni la letra ni la música debe estar sujeta a mis gustos o preferencias, sino al estándar de Dios. La letra y la música deben reflejar a Cristo, Su carácter, Su posición y Su obra.

Otros dos elementos que no quiero dejar pasar son el hecho de que Dios es Espíritu y Verdad. Estos elementos forman parte del estándar de Dios para la música, y por supuesto para nuestra vida.

  • Verdad: la música debe proclamar y reflejar la verdad de Dios, la Escritura, el mensaje correcto, no solo en palabras sino en todos sus elementos Jn 4:23-24.
  • Espíritu: la música debe ser conforme al Espíritu y en Espíritu; esto se refiere más bien a la parte interna. Debe reflejar los frutos del Espíritu, y no los gustos o deseos de la carne. Rom 8, Gal 5:16-26.

 

Sin embargo, me gustaría concluir invitándoles hermanos, a que ustedes mismos puedan profundizar en estos puntos que acabamos de ver, tomados completamente de la Escritura. Los invito a meditar y reflexionar en los parámetros que usamos para decidir nuestras actividades diarias y nuestra toma de decisiones.

No está de más decir que debemos reflexionar y cuestionar la música que escuchamos, la que implementamos en la iglesia y en nuestra vida diaria, así como analizar los himnos que escogemos y cantamos. Comprobemos y examinemos todo a la luz de las Escrituras, poniendo siempre a Dios como nuestro estándar y parámetro principal de vida.

Antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso” Rom 3:4a


 

Ana Silvia Mora Ramos es Licenciada en Música y graduada como violinista. Tiene una Maestría en Predicación Expositiva en la Universidad Cristiana de las Américas. Actualmente se dedica a la enseñanza bíblica aplicada a la música, y colabora en una misión en Zacapoaxtla, Puebla.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Reseña 2

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis

Seguir leyendo »